Reconstruida Por Amor

Hace unos meses me enteré de que existe una palabra para describir a las personas que son altamente sensibles: “Empaths”

No se como se traduce al español, pero el término significa “personas con una habilidad paranormal para entender el estado emocional o mental de otro individuo” Es diferente a la empatía, y es mucho mas complejo que solo ser muy sensible. Son personas a las que las energías de los demás los afectan de sobremanera. Los lugares con muchas gente les resultan agotadores, son altamente creativos, pueden sentir las energías de los lugares donde están, prefieren las cosas nuevas que las viejas porque estas traen energías de sus anteriores dueños, ver violencia y noticias aunque sea en la TV les afecta mas que lo normal, a veces pueden sentir lo que están sintiendo algunos animales y hasta el sobre peso puede tener una explicación para los “empaths”.

Es complicado de resumir por aquí, y tampoco soy experta en el tema, pero los invito a buscar el termino y leer mas de este si es algo que les interesa. A lo que voy, es que llevo meses de leer como lo que he sentido durante 40 años de mi vida tiene un nombre y lo “padece” mucha gente. Antes pensaba que yo simplemente era una persona con poca energía y que fácilmente me sentía drenada. Ahora puedo ver las cosas desde una perspectiva muy diferente.

Mi vulnerabilidad era algo que yo amaba y odiaba al mismo tiempo. Solía pensar que el hecho de que me afectaran tanto las cosas era una debilidad, un castigo. No me gustaba admitir que las cosas me afectaban tanto. Me sentía desgastada por lo que algunas personas me transmitían y por una serie de energías negativas a mi alrededor que yo no me conocía lo suficiente como para saber manejar.

Hasta que Noah y Gael murieron fue que yo empecé a conocerme. No me lo propuse, simplemente me fue necesario para sobrevivir. Empecé a preocuparme por mis necesidades emocionales, a buscar mis espacios de soledad en los que suelo “restaurar” mis niveles normales de energía. Comencé a ser transparente y honesta con lo que tenía en mi corazón a diario. Empecé a escribir y a hacer catarsis de todo lo que necesitaba “sacar” era eso, o morir de tristeza. Era descubrir mis maneras de sanar a diario, o enfermarme del dolor. No había un punto medio, era uno u otro.  No ha sido fácil, todavía casi 5 años después hay días que son profundamente difíciles.

Después de años de dolor, llegó el momento en el que después de haber sido completamente quebrantada debía reconstruirme: lo mas natural era hacerlo desde la ira, la tristeza, la culpa y desde la intolerancia. Pero también estaba la otra posibilidad:  reconstruirme desde la comprensión, el perdón y la empatía.

Podía decidir reconstruirme desde el amor, el Amor de ellos dos.

Así fue como el dolor me hizo conocerme mejor, conectarme con mis necesidades emocionales y cuidar más de mis sentimientos y de mi corazón. Escoger mejor de cuales energías me rodeo y no sentir culpa cuando necesito distancia o descanso.

Gracias Noah, Gracias Gael ❤

Gracias a su Amor continúo este legado, el trayecto que me fue asignado pero también el que escogí.

Lágrimas? Siempre.
Dolor? De seguro.
Tristeza? Hay días en los que es absoluta.

Pero Amor…del que transforma y descubre a diario. Gracias hijos, por tanto.

cool-from-leather-look-wallpaper

A Veces Todavía

A veces todavía
Mientras duerme
Me acerco a su cuerpo
Para asegurarme
De que aun respira.

A veces todavía
Me asombra el calor
De su piel, su color.
Sus ojos abiertos
Radiantes de luz y vida.

A veces todavía
La miro y deambulan
Por mi mente
Mil preguntas
Sin respuesta.

Preguntas de ellos. De nosotros.
De como seríamos juntos.

A veces todavía
Su sonrisa dibuja
Mis lágrimas
Cuando imagino
Las de ellos dos.

A veces me pregunto
Me sorprendo imaginando
Lo que nunca será.

Lo que pudo haber sido
Me persigue, me hostiga
Solo para escaparse
En son de burla
Como agua entre las manos.
Me acuerdo del fin
De mis sueños
Mas no de mi amor.

beautiful-germany-green-light-nature-favim-com-407310

Superar Versus Elaborar El Duelo

Ayer fui testigo de leer con mis propios ojos lo que siempre he creído que muchos piensan de mi. No es que le de mucha mente en realidad, porque he llegado a entender que somos un grupo de padres muy incomprendidos, y que falta mucha educación en cuanto al duelo de la muerte de un hijo, pero estaba en un grupo de unos 7,000 miembros y alguien pidió ayuda para una cuñada que había tenido un aborto espontáneo. Algunas con buenas intenciones me etiquetaron o mencionaron mi blog entre otras paginas que ofrecen apoyo, pero cometí el error de leer mas de la cuenta y llegué al siguiente comentario:

“Mucha gente aún no supera la pérdida y siguen miserables en sus vidas y en lugar de ayudar es todo lo contrario. Yo he leído los posts de Maripili y se nota que ella no ha superado la pérdida y en situaciones como esas una necesita alguien que lo ayude a superarla y seguir viviendo.”

Al principio como que no sentí nada porque uno tiene el mecanismo de defensa que deja el entrenamiento de haber estado en el “ojo publico” (aunque sea de nuestro diminuto país) durante ya casi 22 años. Me quedé como en neutro, Después mi corazón se encogió y para ser honesta me dolió. Lo leí varias veces y entre mas lo leía más me dolía. Sentía indignación, enojo, incomprensión. Tenía la necesidad de explicarme y por eso decidí escribir este post.

Hay tantas cosas que me gustaría que sepan todas las personas que piensan así de mi o de algún otro papá o mamá en duelo, les comparto algunas:

  • Si mi blog (o algún otro recurso) no les ayuda no tienen porque leerlo. Hay muchos otros.
  • Cada cosa que escribimos los padres en duelo no solo tiene la intención de ayudar, si no que tiene el propósito de que otras mamás o papás no se sientan solos o incomprendidos, eso en sí ya es una ayuda.
  • Nuestra vida no es miserable, todo lo contrario: yo puedo decir, a los 4 años de la partida de 2 de mis hijos que aparte del vacío que ellos dejaron, soy inmensamente feliz.
  • “Se nota que ella no ha superado la perdida” es asumir sin conocer, sin empatía de ningún tipo y sin respeto alguno por el proceso de cada quien, en este caso el mío.
  • Hay mucha ayuda en línea y algunos grupos de apoyo, pero decir que porque yo o otros recursos hablan de tristeza eso “no ayuda a otros a superar el duelo y seguir viviendo”es un engaño.

¿Superar la muerte de Noah y Gael? Creo que eso nunca va a pasar, así que en efecto ella está en lo correcto. No lo he superado, y no se si algún día lo llegue a superar. Lo que si he hecho es elaborar mi duelo a mi manera: este blog, la danza, la naturaleza, los grupos de apoyo, la música… todos han sido herramientas esenciales para elaborar mi duelo. Así lo escogí, y me siento satisfecha con mi decisión.

Encontré una definición hermosa de elaborar: “Transformar en sustancia asimilable” Eso es precisamente lo que siento que he tratado de hacer en estos años… transformar el dolor en algo que puedo asimilar.

En cambio, la definición de superar es: Pasar con habilidad y éxito un obstáculo o dificultad, o una situación difícil o peligrosa, sin dejarse detener o sin desanimarse.

Pasar con habilidad y éxito!?! Sin desánimo?! Por favor…

Si alguna mamá siente que ha superado el duelo de la pérdida de su hijo yo se lo respeto al 100%, después de todo si algo me enseñaron los gemelos fue eso. Pero para mi, el dolor de la pérdida de ellos es algo casi sagrado, y en eso me comprenderán pocos… pero está bien.

Continuaré hablando mi verdad porque es la única que conozco.

Así que si, definitivamente no he superado mi duelo, creo que nunca lo “superaré” al menos no con la descripción anterior de esa palabra, yo espero que nunca llegue ese día. Pero si hay algo que es importante y que quiero que la gente que no me conoce entienda: estar en duelo, extrañarlos, hablar de ellos no me impide ser feliz y plena. Una cosa no excluye a la otra.

Los duelos no tienen un marco de tiempo, no suceden igual para nadie, no se deben comparar y no están hechos para ser entendidos, solo para vivirlos cada uno a su manera y para respetarlos. Después de todo son lo que queda de un gran amor.

Mas empatía, más tolerancia… ¡Cuanto nos hace falta!

13244795_842812545849049_3118628322433896777_n

 

¿Según tu Fuerza Así Será tu Castigo?

“Dios le manda las pruebas mas difíciles a sus soldados mas fuertes”

En un corto resumen esa frase me rompe el corazón. En las pocas ocasiones que me la han dicho siento que me están informando que por ser tan fuerte me tocó la prueba mas difícil. Como si yo hubiera escogido ser fuerte, es mas ni siquiera me considero lo que la gente llama “fuerte”. Soy hipersensible y extra vulnerable. Lloro por todo y las cosas me afectan más de lo que deberían, los que me conocen bien son testigos.

Mi vulnerabilidad puede que sea mi peor debilidad pero también es mi mas grande virtud. Se equivocan cuando me llaman fuerte, valiente quizás, pero fuerte? No…

Después de la muerte de un hijo uno continúa porque no tiene opción.

¿Y si sacamos a Dios de la ecuación? Mis hijos murieron por una enfermedad. Me tocó vivir esto porque tuve mala suerte, no por karma, ni porque soy mala, ni porque “Dios sabe lo que hace” No…

¡Dios NO me escogió para ser mamá de un ángel! ¿Saben porque no lo creo? Porque Dios es bueno y yo, que no soy ni la mitad de buena, NO LE DESEARÍA ESTO NI A MI PEOR ENEMIGO… ¿Creen que me siento halagada cuando me dicen que Dios me “escogió” para esto? Lo que me siento es insultada. Además me produce ira con Dios, si fuera que el escogió esto para mi, prefiero seguir imaginándolo como El que me ama enormemente.

Ya se que mucha gente encuentra consuelo en estas frases, eso lo respeto pero no lo puedo compartir. Así que: si sos como yo, y no entendés como la gente puede decir palabras como esas a alguien después de la muerte de un hijo NO ESTÁS SOLA.  Te acompaño, yo no entiendo porque “Dios es bueno” cuando mi bebé nació sano y no “es malo” cuando mi bebé se murió. Tampoco entiendo como Dios me podría odiar tanto como para hacerme pasar por esto cuando El creó el amor incondicional de la maternidad y lo sembró en mi corazón. El no “se llevó” a mis hijos. El síndrome de transfusión feto fetal me los quitó. Prefiero odiar y maldecir a esa enfermedad si algún día necesito hacerlo.

A Dios prefiero mantenerlo lejos de todo este enredo. Así puedo continuar mi relación con El sin estar peleando constantemente.

El está, ha estado siempre y es Bueno. El no me “escogió” para quitarme a mis hijos en vida. Tampoco me mandó la peor prueba porque cometí el error de ser fuerte, simplemente soy un ser humano al que le pasó lo que nadie quiere que le pase… que le puede pasar a cualquiera: malo, bueno, fuerte, débil. No hay un denominador común entre los que hemos perdido hijos y me niego a pensar que las pruebas mas difíciles les son enviadas a las personas mas fuertes. No podría creer en un Dios así, mi corazón no me lo permite. Prefiero sacarlo de la ecuación para tener algo de paz… Al menos yo puedo asegurar después de 4 años de vivir con este dolor, que eso es lo que mas me funciona.

12987077_818498048280499_7340984235912202602_n

 

 

 

Mamá Para Siempre

Mentiría si digo que voy al cementerio cada año pensando que Noah y Gael están ahí. Tampoco voy creyendo que los voy a sentir mas cerca, ni porque creo que vean las flores o regalos que cada año con tristeza les llevamos en su cumpleaños.

Para ser honesta voy al cementerio porque me siento como una mamá que no sabe que hacer en el  cumpleaños de dos de sus mas extraordinarios regalos. Una mamá enteramente perdida en su aniversario. No se donde ir, ni que hacer.

Me siento extraviada en sus recuerdos cuando se acercan estas fechas y no hay queques, ni sonrisas, ni abrazos, ni canciones. El anhelo físico de tenerlos cerca crece sin permiso. Me hace trizas.

Llega el 5 de enero y mi corazón desorientado me pide dirigirme a algún lugar para imaginarlos y así es como llego aquí. Entre lágrimas y sonrisas… Nostalgia y dolor se entremezclan con la alegría de tener un día designado para hacer algo que los simbolice. Mi corazón me lo ruega con suaves murmullos. Lleva semanas evocando las inherentes memorias de cuando estaban vivos.

Soy afortunada porque son parte de mi vida, es gracias al Amor que no conoce fin y crece sin medida, el Amor que no comprende absolutamente nada de la muerte.

No necesita verse cara a cara porque se alimenta corazón a corazón.

No necesita de palabras porque se revela con el alma…

Hasta que estemos juntos de nuevo cultivaré nuestro Amor, guardaré su recuerdo, atenderé al llamado mas fuerte: el de ser su mamá ayer, hoy y  siempre.

IMG_2289

Lo Importante de Llorar

Lo importante de llorar de vez en cuando, es que puedo sacar de alguna manera lo que tanto trabajo me cuesta llevar por dentro: el tormento que siente mi corazón que ya tan poco comparte con los demás. Es como si fuera algo que se ha convertido en mío. Antes hablaba mas de ustedes, ahora no. Mi boca decide guardar silencio y se me queda todo por dentro. Solo cuando lloro libero.

Un día, dos días.

Un minuto, una hora.

Una lagrima o unas cuantas…

Suelto lo que llevo apuñado en el corazón: dolor, amor… la necesidad de abrazarlos sin conocer sus cuerpos. El deseo de que sus corazoncitos aun latieran. La frustración de no haber podido cambiar el desenlace, el suplicio de recordar la tragedia.

No puedo resistir el bálsamo que es llorar. Tampoco puedo, al recordar mis días con ustedes, dejar de sentir que me faltan… con cada parte de mi alma, cada parte de mi espíritu, cada parte de mi mente y de mi cuerpo. Es como que todo mi ser quisiera gritar, lanzarse al vacío para escapar lo que me persigue a diario. El dolor de que no están conmigo, o tal vez si, pero no como yo quisiera.

No quiero imaginar la descomposición de sus cuerpecitos, los que tanto amo. Quiero quedarme con la imagen de sus almas libres pero la pesadilla de su diminuto ataúd blanco me persigue.

Por eso necesito llorar.

Solo de vez en cuando.

Cuando ya no soporto.

Hace tanto no los sueño, quisiera que me visitaran de noche… nunca tengo miedo cuando son ustedes. Es como que volviera a estar completa cuando los siento conmigo. Mientras tanto lloro, porque me alivia, porque lo necesito. Cuatro años después y aun, porque seré su mamá toda mi vida.

Espero ansiosa del reencuentro que ansío esté lleno de risas y pueda dejar atrás las lágrimas, para siempre.

Juntos los tres, como antes. Juntos los tres como siempre.

12001072_730774863719485_4183506698182432145_o