Mamá Para Siempre

Mentiría si digo que voy al cementerio cada año pensando que Noah y Gael están ahí. Tampoco voy creyendo que los voy a sentir mas cerca, ni porque creo que vean las flores o regalos que cada año con tristeza les llevamos en su cumpleaños.

Para ser honesta voy al cementerio porque me siento como una mamá que no sabe que hacer en el  cumpleaños de dos de sus mas extraordinarios regalos. Una mamá enteramente perdida en su aniversario. No se donde ir, ni que hacer.

Me siento extraviada en sus recuerdos cuando se acercan estas fechas y no hay queques, ni sonrisas, ni abrazos, ni canciones. El anhelo físico de tenerlos cerca crece sin permiso. Me hace trizas.

Llega el 5 de enero y mi corazón desorientado me pide dirigirme a algún lugar para imaginarlos y así es como llego aquí. Entre lágrimas y sonrisas… Nostalgia y dolor se entremezclan con la alegría de tener un día designado para hacer algo que los simbolice. Mi corazón me lo ruega con suaves murmullos. Lleva semanas evocando las inherentes memorias de cuando estaban vivos.

Soy afortunada porque son parte de mi vida, es gracias al Amor que no conoce fin y crece sin medida, el Amor que no comprende absolutamente nada de la muerte.

No necesita verse cara a cara porque se alimenta corazón a corazón.

No necesita de palabras porque se revela con el alma…

Hasta que estemos juntos de nuevo cultivaré nuestro Amor, guardaré su recuerdo, atenderé al llamado mas fuerte: el de ser su mamá ayer, hoy y  siempre.

IMG_2289

En su tercer cumpleaños <3 <3

Amados peques:

Estos primeros días del año han sido tristes para mi. No se si es porque se acerca su cumpleaños, o por la falta de sueño debido las “malas” noches con ilana, que en realidad son buenas… las malas las viví cuando ustedes se me adelantaron. Tal vez es la nostalgia de haber pasado estas fechas con ella por primera vez y sin ustedes una vez mas. Me siento agotada y como si tuviera La Tristeza clavada en el pecho. Cuando estoy así saben que no hay mucho que hacer, dejo los días pasar y procuro guardar silencio. Es tan poca la gente que entiende y que no trata de ponerle “curitas” a mi dolor.

“Por dicha ahora tenés a Ilana, debe ser más fácil”

“Ya han pasado tres años, seguís poniéndote triste?”

“El tiempo cura todas las heridas”

“Dios sabe lo que hace”

Esa última es la peor.

Cualquiera que relacione a Dios con la muerte de ustedes es la peor.

Hago lo que necesito hacer: escribo, lloro, recuerdo, camino, me pierdo en los atardeceres… en cualquier cosa que me sane un poco. Como se ha hecho costumbre para esta época del año, me consume la culpa que se ha convertido en mi fiel compañera en este trayecto.

3 años. Estarían en algún Pre Kinder? En Maternal?

Rodillas raspadas, tierra, regueros por todos lados, obras de arte hechas por sus diminutas manitas, clases de gimnasia, de natación, bicicletas, patinetas. Nunca sabré si les gusta bailar como a su papá y a mi. Nunca veré sus sonrisas ni escucharé sus te amo, salvo con mi corazón.

En esta vida, nunca podré encontrar sus ojos buscando los míos.

Por eso es que los busco en la luz, al mirar el cielo, en los pájaros y las mariposas que me rodean cada día. Los busco y los encuentro por todas partes… Como si jugáramos a las escondidas, hasta que nos volvamos a encontrar. 

Como cada año, voy al cementerio en su cumpleaños. Esta vez con su nueva hermanita además de su hermana mayor y por supuesto su papá. La gente normal pensará que es locura, pero y que si les canto? Si les pongo música? Si les hablo tendida sobre su lápida.

Ustedes son amados. Son extrañados. Son la luz de mi vida. Son el motor que me ayuda cada día a ser mejor.

Ustedes Son. Por eso hago lo que creo necesario para sentirme más cuerda de esta locura que me dejó su ausencia…

Les mando todo mi amor por siempre y no se olviden de cuanto amo ser su mamá. Espero que el cielo sea todo lo que imagino y más… feliz cumpleaños.

Besos y abrazos,

Mami

86e602851e35301bad0c2d62829c4d45

5 de enero 2013

Esta profunda ausencia
Cuando me doy cuenta de que me faltas Gael.
Y de que tu… también me faltas Noah.

Este abismal dolor de intuir
que una parte de mi, ya no está.
Ni regresará, jamás.

Este desconsuelo irreverente
Que me conforma, desde aquel día
En enero, que partieron.

El tormento de este vacío
Que dejaron me impide a veces,
Hasta respirar.

Es como un lamento que no cesa
De cuestionarme con susurros al oído
Interrogantes, que no tienen respuestas.

Me doy cuenta de que me faltas Gael.
Y me doy cuenta de que tu… también
me faltas Noah.

Este inquebrantable vínculo
Que siempre siento mío.
Tan cerca, y tan lejos todavía.