Lo Importante de Llorar

Lo importante de llorar de vez en cuando, es que puedo sacar de alguna manera lo que tanto trabajo me cuesta llevar por dentro: el tormento que siente mi corazón que ya tan poco comparte con los demás. Es como si fuera algo que se ha convertido en mío. Antes hablaba mas de ustedes, ahora no. Mi boca decide guardar silencio y se me queda todo por dentro. Solo cuando lloro libero.

Un día, dos días.

Un minuto, una hora.

Una lagrima o unas cuantas…

Suelto lo que llevo apuñado en el corazón: dolor, amor… la necesidad de abrazarlos sin conocer sus cuerpos. El deseo de que sus corazoncitos aun latieran. La frustración de no haber podido cambiar el desenlace, el suplicio de recordar la tragedia.

No puedo resistir el bálsamo que es llorar. Tampoco puedo, al recordar mis días con ustedes, dejar de sentir que me faltan… con cada parte de mi alma, cada parte de mi espíritu, cada parte de mi mente y de mi cuerpo. Es como que todo mi ser quisiera gritar, lanzarse al vacío para escapar lo que me persigue a diario. El dolor de que no están conmigo, o tal vez si, pero no como yo quisiera.

No quiero imaginar la descomposición de sus cuerpecitos, los que tanto amo. Quiero quedarme con la imagen de sus almas libres pero la pesadilla de su diminuto ataúd blanco me persigue.

Por eso necesito llorar.

Solo de vez en cuando.

Cuando ya no soporto.

Hace tanto no los sueño, quisiera que me visitaran de noche… nunca tengo miedo cuando son ustedes. Es como que volviera a estar completa cuando los siento conmigo. Mientras tanto lloro, porque me alivia, porque lo necesito. Cuatro años después y aun, porque seré su mamá toda mi vida.

Espero ansiosa del reencuentro que ansío esté lleno de risas y pueda dejar atrás las lágrimas, para siempre.

Juntos los tres, como antes. Juntos los tres como siempre.

12001072_730774863719485_4183506698182432145_o