Esta es otra historia.
No estaré sola.
Todo será diferente.

Esta vez voy a dar a luz a Vida.
La muerte ya pasó por mi vientre.
Me desgarró el corazón y el alma, ya me destruyó la vida.
Esta vez voy a ver la luz.

Mis oraciones serán escuchadas,
Dios estará conmigo

Me sentí abandonada por años.

Ahora solo quiero encontrar el calor de la Vida en mi bebé.

Me he sentido incomprendida, sola y rota.
Por mucho tiempo.

Merezco un parto sin dolor de alma.
El cuerpo lo aguanta todo y sana rápido.
El alma no.

Me merezco un parto en el que no sea violentada mi dignidad, donde mis derechos como mujer sean respetados.

Esta vez será diferente.

Esto es algo de lo que me repito todos los días y todas las noches cuando me visita el miedo. Llevo días de querer sentarme a documentar lo que siento antes de nacer ilana. Tantos sentimientos encontrados, parecidos y otros diferentes a mi ultima experiencia…

Tanta luz con rastros de oscuridad.
Tanto apoyo con destellos de soledad.
Tanto amor con recuerdos de profundo dolor.
Tanta vida entremezclada con las imborrables imágenes de la muerte.
Tantas ganas de que todo fuera diferente
Para disfrutarlo de otra manera…