Amor Multiplicado por Amor = Mas Amor

Desde el principio de este embarazo me he preguntado como la presencia de “Botoneta” podría llegar a cambiar lo que siento cada día por Noah y Gael. Mi sospecha siempre fue acertada.

No cambia nada.

Porque hay mas que suficiente amor para todos. Pensar que puede cambiar es algo tan ingenuo como pensar que mi amor por Eva va a disminuir porque viene un nuevo bebé. Es risible, imposible…no existe esa posibilidad. Entre más amor hay, mas amor se crea. Entre mas amor se necesita mas amor se produce.

Porque el amor no muere, solo se transforma. Se multiplica.

Mi dolor por la ausencia de ellos no es algo que puede ser sanado. No puede “arreglarse” con un nuevo bebé. No hay nada que remendar, simplemente es lo que es: Amor. No tiene fin. He hecho las paces con esa realidad. Ellos siempre van a faltar.

A través de la nueva sonrisa que viene en camino podré ver la de ellos. Este nuevo llanto me hará escuchar el suyo, ese que nunca llegó a mis oídos. En estos pequeños brazos encontraré sus abrazos. Los de siempre, los que me dan con el corazón. En estos nuevos ojos, estarán reflejadas sus miradas. Las que solo he podido contemplar en sueños.

Así que permito que continúe fluyendo este amor, que recorra su camino naturalmente como debe ser, me permito sentir el amor que fue puesto en mi corazón que es solo para ellos.

Ese insustituible Amor que será recordado con este nuevo Amor que crece día con día. 

1653535_10152231376854246_577372833_n

Podemos Hacer Una Diferencia Hoy

Tengo que empezar esta entrada agradeciendo a todas las personas que han seguido la historia de Noah y Gael por medio de este blog. Ha sido una catarsis muy importante para mi escribir, y con que haya ayudado a una sola mujer que esté pasando por esto me conformo.

Como saben tengo varios proyectos en proceso de realización en memoria de mis dos hijos, pero mas que para mantener viva su historia y su recuerdo, los he continuado porque realmente creo que hacen falta cambios en el manejo del tema de la muerte de hijos en Costa Rica. Una de las cosas que más me dolió en su momento, fue salir del hospital con los brazos vacíos. Nada puede reemplazar a los hijos de uno, pero cuando empecé a conectarme con mamás de otros rincones del mundo y me di cuenta que en otros lugares no es así, me propuse ayudar a empezar el cambio para las otras mujeres que van a enfrentar esto a futuro.

Por eso pido su ayuda hoy.

Stephanie Dyer es una maravillosa artista con una caridad de tarjetas que ella diseño para distribuir a mujeres con pérdidas. Yo le propuse traducirlas a español y enviarlas a CR y ella entusiasmada aceptó.

Cada $1 que donamos se convierte en 5 tarjetas.

Cinco mujeres a las cuales llegará este pequeño detalle después de escuchar la peor noticia de su vida. La tarjeta tiene arte, un poema y algunos recursos de ayuda en linea para cuando la mujer esté lista. Todo está en español. Hay un diseño para pérdida temprana y otro para pérdida tardía.

Ustedes han sido increíbles en apoyarme a mi y a mi familia con todo lo que hemos vivido, y sé que serán igual de increíbles apoyando a que empiecen a pasar algunos cambios para las mujeres de nuestro país que enfrentarán esta dolorosa situación.

¡Cada dólar cuenta!

Este es el link para donar: http://beyondwordsdesigns.com/?page_id=1853

Muchas gracias y muchas bendiciones a cada uno de ustedes por su apoyo ❤

Image

Estos Días Han Sido Así <3

Creo que una semana completa sin llorar puede ser el record de estos dos años. Obvio que tiene que ver con el hecho de que hace un poco mas de 1 semana me enteré que estaba embarazada de Botoneta. El día que me entere lloré. Mucho. Era alegría total mezclada con tristeza y miedo. Era un llanto de ese que abarca todo, donde no puedes ni decifrar cual sentimiento es más fuerte.

Aunque se que era la alegría. La ilusión. El desbordante amor.  

Hoy, 8 días después de ese hermoso día, me encontraron las lagrimas de nuevo. Iba en el carro y de pronto tuve la realización de que solo hay una cosa que temo más que que le pase algo a Botoneta. Es que YO HAGA ALGO para que le pase algo a Botoneta. De nuevo me encuentra la culpa como tan fácilmente lo suele hacer. Y realizo que aun me falta trabajo en perdonarme.

Aun. Dos. Años. Después.

No me termino de perdonar a mi misma por lo que les pasó a Noah y Gael. Pensé que esta etapa estaba un poco mas superada, pero también he escuchado que los bebés “arco iris” (término utilizado para los bebes que vienen después de una pérdida como Botoneta)  traen de vuelta muchas cosas del duelo/dolor que uno pensaba haber “sanado”.

Digo “sanado” porque en serio: ¿como se “sana” el dolor por la muerte de un hijo, o de dos?

Este bebé “arco iris” me ha traído tanto gozo, tanta esperanza. Tantos sentimientos indescriptibles que creo que los inmensos cambios que están pasando en mi cuerpo solo son comparables con los que están pasando en mi alma y en mi corazón.

Estos días, han sido así ❤

“Rainbow Babies” is the understanding that the beauty of a rainbow does not negate the ravages of the storm. When a rainbow appears, it doesn’t mean the storm never happened or that the family is not still dealing with its aftermath. What it means is that something beautiful and full of light has appeared in the midst of the darkness and clouds. Storm clouds may still hover but the rainbow provides a counterbalance of color, energy and hope.
Image

La Luz de Esta Nueva Luz

Lo he dicho muchas veces, lo seguiré repitiendo:

La muerte de Noah y Gael me ha llevado a conocer a algunas de las personas mas hermosas que he conocido en toda mi vida.

Mujeres (y algunos hombres) valientes y resilientes que han hecho cosas maravillosas con su dolor, ellas me han inspirado a mi y a otras cientos a seguir adelante. Mujeres 4 x 4.

Una de estas maravillosas nuevas amigas escribió esta bella reflexión en la serie Pregnant After Loss (PAL) en www.stillbornandstillbreathing.com 

“Puedes ver su luz? Cuando te acuestas en tu cama en la noche, cierras tus ojos y pones tus manos sobre tu vientre, vez su luz brillando desde adentro? Estas dejando que su luz se expanda, crezca y te inunde, para que el brillo de la alegría del embarazo en el que solías creer, te envuelva como a cada mujer con un bebé dentro de ella? 

O, dejas que la oscuridad del duelo que vive dentro de ti, cubra esa luz con su pesadez y su miedo. 

No hay forma correcta o incorrecta cuando se trata de un embarazo después de una pérdida. No hay reglas que seguir. 

Solo siéntelo. Siente el dolor, el miedo, la pena y la tristeza. Pero también siente la alegría, la belleza, la promesa y la luz. Todo esta ahí para ti. Y aunque parezca que lo primero te encontrará sin importar lo que hagas, lo ultimo requiere esfuerzo. 

Pero vale la pena. La luz de tu bebé brillará fuera de ti. Solo tienes que buscar la manera de abrirle una puerta”

Escrito por: Tova (Muchness) Gold de www.findingmymuchness.com

Gracias Tova por compartir estas bellas palabras y gracias a Alejandra Hernandez por traducirlas a español ❤

Un Nuevo Capitulo en Nuestra Historia de Amor

No puedo dejar de mirar el resultado. Positivo. Lo veo una y otra vez casi sin poder imaginar… lo he esperado por dos años.

Una nueva historia de Amor.

Un pequeño milagro.

Una nueva vida.

Hiram y yo estamos en espera de nuestro cuarto hijo. Y este es como dicen los gringos: “hand picked for earth by my brothers in heaven”.

Escogido para la tierra por mis hermanos en el cielo ❤

Screen Shot 2014-02-11 at 1.29.26 PM

El Amor que Abraza al Dolor

Hoy fue un día completamente normal. Hasta que llegaron las 5 de la tarde. Terminé de dar clases y estaba una mamá con su hijo pequeño en la academia. Me pareció que tendría una edad parecida a la que tendrían Noah y Gael si estuvieran vivos, así que le pregunto a la mamá que cuantos años tiene y ella me responde. No me equivoco, es 4 meses menor de lo que serían ellos.

No puedo dejar de verlo, ni dejar de imaginarme como serían los míos: su tamaño, sus piecitos, sus diminutas manitas. Lo veo correr y jugar, me parece un milagro inexplicable. Lo veo sonreírle a su mamá. Les veo la conexión en los ojos, como se hablan sin necesidad de palabras. El niño luego me sonríe y me mira a los ojos a mi, con esa pureza e inocencia que solo es característica en ellos. Me pregunto como olerá de cerca, si aun a bebé o ya más a niño… inmediatamente me ruego a mi misma dejar de torturarme mientras su mamá me cuenta de sus malas noches. Me pregunto que pensará de las mías si las conociera.

Se me escapan un par de lágrimas así que me voy a un salón a ver a las alumnas bailar. Necesito distraerme. Cuando cerramos la academia mi esposo me propone ir a cenar y yo accedo. Después de un rato de no saber que preferimos comer, decidimos ir a un restaurante mexicano. Hay música y gente feliz a nuestro alrededor. Es viernes en la noche y se siente una energía especial en el ambiente. Me siento frente a Hiram y supongo que no puedo esconder mi tristeza, mucho menos con alguien que me conoce hace 15 años.

“¿Estas bien?” me pregunta.

“No” le respondo.

Se le escapa una risa. “Porque te reís?” le pregunto.

“Por el contraste. El lugar tan feliz, nuestra cena juntos y vos triste.” Hace una pequeña pausa antes de continuar “No digo que sea malo ni feo, es solo la historia que nos tocó vivir. A veces, alguno de los dos estará triste.”

Sus palabras fueron como bálsamo a mi corazón.

Eran justo lo que necesitaba escuchar. Pudieron haber sido tan diferentes.

“Ya han pasado 2 años…” “Este no es el momento ni el lugar para estar así…” “Que pereza que hoy que salimos estés triste…”

No se como lo ha logrado Hiram, pero me ha respetado el proceso de duelo como solo un puño de personas lo han sabido hacer. Nunca ha tratado de apurarlo ni de hacerlo mas lento. Me permite la risa, me permite la tristeza, me permite el enojo, el dolor, la alegría, los recuerdos. Me permite mencionar sus nombres sin que sea visible su incomodidad si decido mencionarlos. No trata de arreglar lo inarreglable. No le pone “curitas” a mi dolor. Simplemente le permite ser lo que es cuando es. 

Una sabiduría inexplicable que agradezco tener a mi lado cada día.

En las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la alegría y en el duelo.
Dure lo que dure el amor.
La eternidad completa si fuera necesario.

1601229_663391097050816_1390218276_n

01/02/14

Ya casi se esconde el sol.
Al menos por hoy.
El cielo se pinta, lo pintan.
Para mi.

Desde lejos recuerdo 
lo que guardo.
Cerca, tan cerca.
Esos mágicos atardeceres
Con los dos.

Serian los últimos…
Mágicos y últimos.
Intento recordar mejor
Porque olvidar sería como
Agonizar.

El dolor que traen
Los recuerdos
Lo atesoro.
Es lo que queda.
Es mi cosecha.

Intento inútilmente
No vaciar mis ojos
Del interminable diluvio
Que me alcanza
A diario.

Mañana quizás
No esté presente
Al extrañarlos.
A veces se asoma
Hasta una sonrisa.

Y a veces incluso
aflora la alegría.
Haberlos tenido
y recordarlos
De cualquier manera
Es mi presente.

Un regalo del pasado
Que al fin guardo,
Que al fin ansío.

Pensándolos Desde Aquí

Pensándolos Desde Aquí