De Vuelta al Gimnasio

Las mujeres que han perdido hijos describen mirarse al espejo y no reconocer a la mujer que ven. No saber quien es, no conocerla a veces del todo. Yo he vivido eso en carne propia, es como que uno está en un cuerpo y mente que no conoce, fuera de la realidad de que sus hijos no están con ella. Es como cambiar de un día para el otro y tener que conocerse de nuevo.

La nueva “normalidad” le llaman en la comunidad.

Hace unos meses empecé a ir al gimnasio, llevaba años de no hacer ejercicio. Ha sido difícil pero edificante. Hacer las paces con mi cuerpo después de casi dos años de que Noah se muriera estando dentro de mi, y de que eso en consecuencia le quitara la vida a Gael, ha sido pues no se ni como describirlo.

Antes de Noah y Gael mi lucha constante con mi cuerpo eran mis libras de más y bueno, tengo que admitir que aun lo son, pero ahora tengo otra perspectiva de todo. Todo dentro de mi se ha re posicionado, mi alma, mi corazón y mi espíritu son diferentes ahora. Y aunque estoy segura de que prefiero ser quien soy ahora que la que era antes, hay cosas de “ella” que extraño. Como cuando mi única lucha con mi cuerpo era un simple número o una genética que nunca pedí heredar. Ahora es tan complicado.

Tan.
Complejo.

Cuando estoy haciendo ejercicio recuerdo un poco la persona que era antes, es como si regresara a mi pasado, por un momento. Se me olvida (un poco) el dolor que ha sido mi compañero constante estos dos años.  Entreno y siento dolor físico que por un momento quiere como reemplazar el de mi alma. Quiero perdonar a mi cuerpo cuando entreno.  Ser libre de la Culpa.

Hay días que lo logro, otros que no.

Sé que lo que pasó el 5 de enero del 2012 no fue mi culpa, pero en mi corazón siempre me preguntaré que pude haber hecho diferente, que pude haber exigido más durante mi estadía en ese hospital. Creo que siempre me atormentará el hecho de que yo estaba ahí, cerca de maquinas de ultrasonido mientras mi hijo moría lentamente en la casa que yo construí para el. ¿Cuanto más puede sentir uno que falló por completo?

Entrenar mi cuerpo me sana cada día, me ayuda, me hace re conectarme con él. Amarlo de nuevo por todo lo bueno que ha hecho por mi, sobre todo con mi carrera en la danza que siempre ha sido mi sueño. Entrenar bailarines me apasiona, verlos crecer en fuerza, flexibilidad, técnica y alineamiento me inspira. Pero definitivamente hay otras partes que también siento que hay que entrenar… porque el cuerpo será nuestra herramienta para expresar el arte que llevamos dentro, al menos en la danza, pero somos más. Somos mucho más.

Somos Energía.

Somos Amor.

Somos Luz.

Por eso no me olvido de que mi entrenamiento debe incluir todo, para no dejar lentamente morir ninguna parte de mi. Ninguna parte de lo que ellos me dejaron, del inmenso amor que me quedó gracias a su breve pero permanente paso por mi transitoria existencia.

Image

4 comentarios en “De Vuelta al Gimnasio

  1. hay Maripily, ses que dices, lo de preguntarte que pudieras haber hecho diferente… cuanta verdad tienes, el querer reconocer a la del espejo, ver fotos de antes con esa sonrisa inocente, sin tener que conocer la muerte de esta manera… un abrazo grandisimo!!! con cariño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s