Losing You

It wasn’t just the day I lost you.
Or the months,
Or even the year after that…

It’s the pain of continuing to lose you every day.
Every Single Day.
I continue Losing You Both.
Over and Over.

Your first steps
Your first day of school
Your first girlfriend
The day you would be starting college
The day you could be getting married.

I Lose and Miss what could have been
Every Single Day.

It wasn’t just the pain of losing you
It’s the pain of losing you still
Every Single Day.

Image

Días Como Hoy

5 de setiembre del 2013

Cada día que me despierto me sucede lo mismo: no se que día es. Viernes? Miércoles? Lunes? Sábado? Me cuesta unos minutos ubicarme y recordar que me toca hacer/organizar ese día. Cuando logro recordar se acaba la incertidumbre y caigo en paz con la rutina que conozco.

Pero hay un día, uno solo al mes… en el que si mi mente no recuerda que día es, mi cuerpo y mis emociones sí.

El 5 de cada mes. El aniversario del nacimiento y la muerte de mis dos hijos gemelos que hoy estarían cumpliendo 1 año y 8 meses Noah y Gael.

Cuando no se que sucede, una pesadez, un puñal en el pecho, una dificultad para respirar me obliga a entender que es 5, que hoy debería de estar celebrando… Por más ocupada que este mi mente mi cuerpo recuerda. Mis emociones regresan.

Y de cierta extraña manera sí celebro, porque los celebro a ellos. Al hecho de que existieron, de que por algún milagro fui escogida para ser su mamá.

Celebro el dulce amargo hecho de que toda su vida aquí los sostuve dentro de mi cuerpo.

Sus 7 meses aquí, fueron tan míos.

Hoy es el día en donde “¡Un momento, mi vida no tenía que ser así!”

Se queda corto.

El día en el que: “Eso nunca me pasaría a mi/pobrecitos a los que les ha pasado/es la peor pesadilla que me puedo imaginar.” Se convierte en: Me pasó y me duele todos los días. A mi. A nosotros. A nuestra familia.

Hoy y siempre los recuerdo. Los pienso. Los extraño.

-Maripili Araya

Image

Reflexión de lo Incomprendido (Abrazando el Vacío)

La alegría ha cambiado.
El gozo, la felicidad es diferente ahora.

No importa cual sea el momento
o cuan aguda la emoción.

Siempre faltan ustedes.

Siempre se impregna de vacío el sentimiento,
cualquiera que sea.

Y sí, la felicidad es más feliz desde que partieron,
pero también es más triste.

El vacío no se llena, solo me acostumbro a vivir en medio de el.

En nuestra mesa siempre están sus dos campos vacíos.
Manejo y miro por el retrovisor,
imagino sus caritas en el asiento de atrás.

No se han ido, pero ya no están.
No se han ido, pero no los puedo ver.

Su cuarto a la par del mío,
Deshabitado.

Su ropa sin usar.

Me invade la nostalgia
Me inundan los recuerdos.

Se me hinchan los dos huecos
que soporta mi corazón
desde que ya no están.

La agonía de levantarse cada día a vivirlo sin ustedes,
sabiéndolos parte mía hoy, parte mía para siempre.

-Maripili Araya-